Palabra de agua

* sobre la muestra de Acuarelas de Daniela Fiorentino en Mapa líquido  - 2006

Hacer agua. Hundirse en la memoria. Dar a beber el paso del tiempo. // Una niña mira el viaje o mira para adentro o viaja con los ojos cerrados. Vuela la bufanda, el sueño, los recuerdos. Atrás, debería haber veredas, casas, pero el cielo se abre y una embarcación navega entre los flecos en que ella se desarma. // El barco en el agua, el papel en la tela, el abismo en la niñez.

Como todo olvido, la memoria desdibuja, distorsiona los confines de los años. Ablanda los cuerpos y los límites: el color se diluye en el agua, la tinta en la palabra. // En la superficie líquida flotan abuelos, hijos, amores, prolongaciones de las manos: escrituras, títeres, fantasmas. // Hasta los objetos descansan y apenas hacen falta unos rayos para delinear los sueños de una bicicleta.

Entre el amarillo y la luz, un plumín cava la oscuridad de la letra. La historia emerge como una marea arrasadora. // En la fiesta de la ausencia, falta y restos, acuarela y tinta. El lienzo o papel, la divisoria de aguas. // Por todo paisaje un cielo negro enmarcado de pigmentos. Tragaluz para recordar las tumbas de la noche. // Un deseo: que algo dure.

Por suerte llegan como fieras los amigos. Animales del cariño arropados para afrontar tempestades. // Algunos trasnochados ya saben aullar a la luna para que vengan los espíritus de la guarda. Bufones del mundo que se inventa para quedarnos en éste. // Sin lamentos. Entre una gata y otra, un silencio único. El texto, un corazón multiplicado.

Nadie canta ni ladra. La soledad es un silencio sostenido. La compañía también. // Para palabras, la escrita. El poema en la pared, en la piel, o en la venda de la oreja de Van Gogh. // Un libro abierto a la mirada de otro. Observar a alguien leer con el amor con que se mira a alguien dormir. Sueño y literatura. A la deriva. Solo una estrella tensa la sien y nos guiña el misterio. // El cuadro de las criaturas que leen a nuestro lado.

Sin borde, sin desenlace, ni límite. Poema cuadro marioneta teatro para los ojos. Agua fuerte. Agua ardiente. Agua viva. Sed. Todo el cuerpo sin orillas. // Del naufragio de la infancia y de los lazos del cariño, se rescatan carabelas, caballitos, desembocaduras. Letra y torrentes. Modos de fluir.

 
Gabriela Franco
Daniela Fiorentino arte - buenos aires - argentina - danielafiorentino71@gmail.com
Visitas: .71182
by multisitios.net